Mercedes: El agua potable facilita la vida

Mercedes Uribe (38 años) es la secretaria de la JASS de El Chorrillo. Ella vive con su pequeña hija Jimena (5 años). La vida de Mercedes no fue fácil hasta antes de tener agua en su casa. Su expresión lo simplifica todo “El agua potable nos ha dado muchas facilidades en tiempo, antes debíamos buscar de donde traer el agua y muchas veces no había agua por las lluvias que tapaban todo. Ahora ya la tenemos en casa para cocinar, lavar y aseo. Mi vida y la de mi hija ha mejorado bastante”.

Mercedes continúa su relato. Antes tenía que traer agua de la acequia, conectaba una manguera hasta cierta distancia y ponía mis tinitas y baldes. Mi hijita traía agua en su poronguito. Ante este relato de la mamá, Jimena interviene y dice “yo me cansaba porque tenía que traer agua desde arriba, desde allá en la otra casa y venía carretera carretera con mi mamá”.

Jimena era la encargada de avisarme cuando se acercaban los carros por la carretera, entonces yo corría a sacar la manguera de la carretera para que no sea destruida; además, porque la manguera era prestada. Mercedes prosigue, “hemos tenido muchas dificultades y sufrimientos sin agua en la casa. A veces se salía el cangrejo (río) y se tapaban los pozos y ya no había de donde sacar agua. En época de lluvia el agua venía barro y lo que hacía era poner los baldes y las tinas debajo de las calaminas y así recoger el agua que chorreaba, para poder abastecernos”.

La construcción de la pileta en casa de Mercedes demoró cerca de 15 días. Ella comenta que todas las familias trabajaron arduamente. En su caso, para los trabajos más fuerte tuvo que contratar un peón para que la apoye.

Jimena llega corriendo y dice “ven a ver mi rincón de estudio” Mercedes riendo comenta que su casita la está arreglando poco a poco. Ahora ya tiene una cocina, una sala de estudio para su hija, su lavadero y otros ambientes que poco a poco irá avanzando en terminar.