Por tener agua en la casa, estamos más que agradecidos

Dora y Samuel son una pareja de esposos que vive en la comunidad Ampliación Villa El Sol, en el distrito de Reque, departamento de Lambayeque (Perú). Tienen seis hijos y cinco nietos quienes viven en la ciudad de Chiclayo, a 30 minutos de Ampliación Villa El Sol.

Samuel es hombre de pocas palabras y Dora, una abuela muy emocional. Ambos se complementan cuando hablan del cambio que trajo el agua en sus vidas.

Dora, inicia la conversación diciendo “hace años, cuando empezó a poblarse esta zona de Ampliación Villa El Sol todo era un terreno tipo pampa (zona descampada). Nosotros y otros más, fuimos los primeros en poblar esta zona, teníamos que dormir aquí para cuidar nuestro terrenito”.

Samuel mira pensativo a su esposa y susurra “han pasado 10 años y un poco más de todo esto, también teníamos que comprar el agua para nuestro vivir, el aguatero viene dos veces por semana”. A su vez, Dora advierte “hasta ahora mi viejo, porque ya tenemos el agua en la casa y nuestra vejez desde hoy, será más tranquila, más cómoda y feliz”.

Samuel, relata que la casa donde viven fue un regalo de sus hijos, quienes al enterarse de los trabajos para el sistema de agua potable les dieron la sorpresa con la mejora de la casa.  

La pareja de ancianos manifiesta que su casita es una bendición, pero la llegada del agua, mucho más. Finalmente, Samuel y Dora concluyen “no hay bendición más grande para las personas que tener agua en su casa, y una sombra (techo/casa) donde pasar sus días… El agua es la base principal para la vida”. Dora sonríe y mira con amor a su esposo.

Dora Gibaja García de León (77 años)
Samuel León Huamán (81 años)
Comunidad Ampliación Villa El Sol – distrito de Reque, Lambayeque